Firma electrónica: seguridad en documentos durante la pandemia


21/05/2020

<p>Firma electrónica: seguridad en documentos durante la pandemia</p>

Firma electrónica: seguridad en documentos durante la pandemia



Las firmas electrónicas autentican a una persona jurídica o natural desde la distancia.



firma digital



No utilices, copies y pegues la imagen de tu firma, esta puede ser suplantada. 



Con la pandemia del Covid-19 ha resultado casi que imposible moverse en la ciudad o encontrar un establecimiento abierto para realizar un trámite.



Las firmas electrónicas han venido surgiendo y acaparando la atención en el campo laboral, por la seguridad y validez que proporciona a quienes la usan, entre estos, empleados y empresas.



¿Cómo se define una firma electrónica?



“La firma electrónica es un concepto jurídico, que equivale a una firma manuscrita, donde una persona acepta y da por validado el contenido de un mensaje electrónico a través de cualquier medio electrónico que sea legítimo y permitido”, le explicaron a elempleo.com expertos de Certicámara S.A.



Para las empresas se convierte en una herramienta vital. Firmar liquidaciones, nuevos contratos, certificados, reportes ante órganos de control, propuestas comerciales y transacciones en línea se pueden hacer de manera auténtica y eficaz.



¿Qué tipos de firma electrónica existen?



Entre las formas que puede tener una firma electrónica se encuentran las huellas dactilares y validación mediante rasgos físicos, usuarios y contraseñas y firma digital.



¿Las firmas electrónicas tienen algún respaldo?



El Decreto 2364 de 2012 detalla que las firmas electrónicas son “métodos tales como, códigos, contraseñas, datos biométricos, o claves criptográficas privadas, que permiten identificar a una persona, en relación con un mensaje de datos, siempre y cuando el mismo sea confiable y apropiado respecto de los fines para los que se utiliza la firma, atendidas todas las circunstancias del caso, así como cualquier acuerdo pertinente”.



En adición, la firma electrónica se considerará confiable para ser utilizada si “los datos de creación de la firma, en el contexto en que son utilizados, corresponden exclusivamente al firmante” y cuando “es posible detectar cualquier alteración no autorizada del mensaje de datos, hecha después del momento de la firma”, explica el Decreto mencionado.




Las firmas digitales tienen un costo o subscripción anual que varía según el certificado digital elegido.




La firma digital, el tipo de firma electrónica tendencia



Cuando adquieres una firma digital, esto no significa que la verás tal cual como firmas a lapicero en un contrato, es decir, tu firma manuscrita. En cambio, la firma digital se visualiza en un mensaje que avisa que tú, como persona natural o jurídica has “firmado digitalmente”.



Según la información obtenida por elempleo.com, “la firma digital es una implementación criptográfica que blinda el documento al validar la autenticidad de quien lo firma, la integridad de los datos que contiene y por ende, genera no repudio, por lo cual, cuenta con validez jurídica y probatoria, en caso de requerirse”.



No se trata de una imagen escaneada de tu firma manuscrita



Tampoco hay que confundir una firma digital con una escaneada. La última es aquella que se obtiene de extraer una firma manuscrita de un documento o papel; este método es poco confiable y la firma puede ser duplicada, falsificada o modificada.



¿Cómo tener una firma digital?



“Solo las entidades abiertas de certificación digital acreditadas con el Organismo Nacional de Acreditación de Colombia, como Certicámara S.A., pueden prestar el servicio para emitir firmas digitales a personas naturales o jurídicas”, concluye la fuente consultada.



De esta manera, si te interesa adquirir una firma digital, deberás acceder a una subscripción o plan con alguna entidad acreditada en el Directorio de Acreditación del Organismo Nacional de Acreditación de Colombia. Rectifica antes este requisito sobre cuál empresa te puede brindar tal servicio.