VOLVER A SALA DE PRENSA

 
 

BIOMETRÍA: CONFIANZA Y SEGURIDAD EN PROCESOS DE IDENTIFICACIÓN

 
 
Por  

El Banco Popular busca posicionarse como una institución sólida, segura y con alta credibilidad, a través de productos y servicios de calidad. Para alcanzar lo anterior, como parte de su estrategia de Transformación Digital, hacen uso de la Biometría por Huella – Certihuella - en sus 248 oficinas a nivel nacional.

El Banco Popular fue creado por iniciativa del gobierno nacional el 30 de junio de 1950 en Bogotá y rápidamente amplió su cubrimiento geográfico y de servicios a otras regiones del país. Hacia 1966, el Grupo Luis Carlos Sarmiento Ángulo LTDA se convirtió en su principal accionista, tras la venta de la participación pública, para posteriormente integrarlo al Grupo AVAL.

En 2012 y 2013, el Banco fue reconocido con el mejor indicador de rentabilidad del sistema, por la entidad internacional World Financial Banking. Para 2014 se inició un gran proceso de transformación y cambio interno, con la implementación de más de 50 proyectos con miras a fortalecer su desempeño en lo operativo, administrativo y comercial, enfocado en consolidarse como una entidad bancaria moderna y eficiente.

Motivado por las exigencias de un mercado cada vez más competido, el Banco Popular ha desarrollado varios proyectos que, además de ubicarlo a la vanguardia en materia tecnológica, buscan mejorar la experiencia del cliente y asegurar sus procesos. Es así, que para 2017 se inició la implementación del proyecto de validación de identidad de sus clientes, a través de la biometría de huella certificada. El proyecto se enfocó en procesos operativos de vinculación de clientes, gestión para solicitar tarjetas y otros procedimientos de crédito como la Libranza, en sus oficinas tradicionales y “Exprés” a nivel nacional.

El proyecto inició con un piloto en 10 oficinas “Exprés”, con monitoreo por dos meses y validación constante de los procesos y oportunidades de mejora. Para mediados de 2018, se implementó en 20 oficinas tradicionales realizando algunos ajustes en los procesos y seguidamente se masificó hasta estar hoy en día, en un total de 248 oficinas, en 30 de departamentos del país.

La Gerencia de Operaciones Banca Personas y PYME lideró internamente la implementación, con un gran equipo de trabajo conformado por colaboradores de las áreas de Biometría, Tecnología, Proyectos TI, Procesos, Capacitación, Gestión del cambio, entre otros. A través de Asobancaria, asociación a la que pertenece el Banco, se seleccionó a Certicámara S.A. como su operador biométrico y aliado tecnológico, bajo el convenio de Autenticación Biométrica Certificada.

Con este proyecto el Banco pretendió lograr que la identidad de un usuario financiero fuera validada a través de su huella, tomando la impresión dactilar y cotejándola contra los datos de la Registraduría Nacional del Estado Civil, garantizando así la autenticidad y seguridad para realizar procesos financieros.

La implementación del Sistema trajo beneficios como la disminución de tiempos de respuesta de la validación de identidad, pasando de 2’30” 30 segundos, convirtiéndolo en un proceso sencillo, rápido y, sobre todo, seguro de realizar. Para los equipos de la entidad en toda la red de oficinas, se minimizó el porcentaje de devoluciones en la etapa de validación de identidad en los procedimientos que la requieren, dado que el servicio permite cotejar la huella de los 10 dedos. De igual manera, se incrementó la confianza tanto de asesores comerciales y de servicios, como de los clientes, generando incluso una reducción en el presupuesto del Banco, cercana a los $369 millones en procesos de validación de identidad durante el año 2018.

En definitiva, Banco Popular va por buen camino en el proceso de transformación digital, pues le apuesta a implementar tecnologías seguras y confiables que mejoran la experiencia de usuario y abre las puertas para estructurar otros proyectos que optimizarán la operación,  para seguir cautivando a nuevos clientes.

¿Qué querían hacer?

Validar la identidad de los clientes a través de un mecanismo de seguridad confiable para procesos operativos asociados a la vinculación de clientes, entrega de tarjetas Exprés y de Libranza.

¿Qué hicieron?

Implementaron un sistema de autenticación e identificación biométrica por huella, que valida la identidad de los clientes contra la base de datos de la Registraduría Nacional del Estado Civil.

¿Qué lograron?

El desarrollo de esta solución logró disminuir los tiempos de respuesta de la validación de identidad, que permitió realizar el proceso en 30 segundos, lo que antes demoraba 2 minutos 30 segundos. También, se consiguió minimizar las devoluciones por errores en la validación de identidad de los clientes ofreciendo mayor confianza y mejor experiencia para los asesores y clientes en los procesos,  además, redujo del presupuesto que el Banco invertía en validar la identidad en $360 millones en el año 2019.

 

Acerca de:

Huella biométrica certificada - Certihuella: es un servicio que identifica a una persona a través de la captura y verificación certificada de la huella dactilar, haciendo uso de la base de datos de la Registraduría Nacional del Estado Civil. Certicámara S.A. ofrece los medios técnicos y de interoperabilidad, facilitando a la entidad la implementación y reduciendo los costos de infraestructura requeridos para dicho proceso.

 
 
 

Blog Certicámara

 

@Certicámara 2019 Todos los derechos reservados.